LAS RELIGIONES, COMO LAS LUCIÉRNAGAS, NECESITAN DE OSCURIDAD PARA BRILLAR. Arthur Schopenhauer

martes, 19 de enero de 2010

Edward Leedskalnin, el Castillo de Coral y los enigmas de la gravedad

Erigido en bloques descomunales de Coral puro, el gran edificio levantado en honor a la que hubiera sido la prometida de Edward, consta de piedras de hasta 30 toneladas de peso.
Por Leonardo Vintiñi – La Gran Época

Su amorío por la joven era inexpresable. Le hubiera construido un castillo, al igual que una princesa. Lamentablemente, la noche antes de su boda, ella cambió de opinión. Su “dulces dieciséis”, como solía llamar a su amor, nunca volvió a su lado. Pero por fortuna, el castillo fue construido de todas formas y Edward Leedskalnin se transformó en leyenda.

Nacido en 1887 y tras un amargo fracaso amoroso, Edward Leedskalnin partió desde su Letonia natal hacia los Estados Unidos, a la edad de 26 años. Instalado ya en Florida City, y con la soledad de sus 45 Kg. de peso neto, Edward fue capaz de realizar una de las hazañas más impresionantes (y enigmáticas) de las que se tengan evidencias concretas: El “Coral Castle” o "Rock Gate Park".

Erigido en bloques descomunales de Coral puro, el gran edificio levantado en honor a la que hubiera sido la prometida de Edward, consta de piedras de hasta 30 toneladas de peso. Tras veintiocho años de trabajo solitario, y con la única ayuda de herramientas confeccionadas por el propio Edward, el Coral Castle se erigió imponente sobre una de las costas de la Florida City, para ser trasladado diez años más tarde a Homestead, una localidad de la misma isla.

Los enigmas que tornan el Castillo de Coral y su construcción no son pocos. En primer lugar, el levantamiento de una estructura edilicia de 1.100 toneladas de peso por un solo y menudo hombre es una hazaña sino milagrosa, increíble. El mismo Edward Leedskalnin afirma que los métodos de construcción usados sobrepasan lo común, ya que un estudio sobre los campos magnéticos terrestres y energía le permitieron vencer las normas establecidas de gravedad y equilibrio, llegando a usar las mismas técnicas empleadas en la construcción de las pirámides de Egipto. De igual forma, es aún más difícil explicar como logró trasladar el monumento de un sitio a otro, sin ayuda de nadie.

El interior del Castillo de Coral es en si mismo una exquisita de alto valor artístico. Es considerado oficialmente un “Lugar histórico” por lo que se ha transformado en un museo abierto a todo aquel curioso que pretenda develar como trabajaba y vivía el excéntrico Sr. Leedskalnin. Juegos de mesas y sillas de jardín de coral, escaleras y relojes de sol con precisión de minutos son algunas de las maravillas presentadas al visitante del castillo.

Aparte del enigma concreto que depositó sobre las costas de Florida, Edward Leedskalnin expuso en diferentes tratados, teorías poco convencionales acerca del magnetismo terrestre y su relación con la energía corporal. Se dice que nunca se lo veía trabajando, salvo escasas noches en las que la luz de su recámara ubicada en la torre permanecía encendida. Los misteriosos estudios sobre descubrimientos de leyes que rondaban entre lo científico y lo sobrenatural nunca fueron tomados seriamente por los científicos conservadores. No obstante, nadie puede negar que en un lugar de Florida, más de 1000 toneladas de roca y coral se yerguen en honor a un amor que jamás se pudo consolidar.

Las puertas del “Coral Castle” se encuentran abiertas. El enigma continúa presente.

Fuente: http://www.lagranepoca.com/articles/2008/05/16/1986.html

Mini-documental sobre el misterio del Castillo de Coral de Florida (USA) y sobre su creador Ed Leedskalnin. El reportero de investigación Joe Bullard habla sobre todo ello en su novela "Esperando a Agnes"
Related Posts with Thumbnails